La Capacidad Teórica o Diseño Nominal vs La Capacidad Efectiva o Real - Sega Consultores
147
post-template-default,single,single-post,postid-147,single-format-standard,bridge-core-2.1.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-21.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

La Capacidad Teórica o Diseño Nominal vs La Capacidad Efectiva o Real

Quisiera referirme a la situación por la que atraviesan las empresas que tienen plantas procesadoras o de manufactura.

Estamos conscientes de que vivimos una desaceleración de las economías emergentes. Específicamente en América Latina y el Caribe se estima un decrecimiento del -0,5% en el 2016[i], no así en las economías avanzadas en las que su crecimiento estará en orden del 3,2% en el 2016[ii]. No obstante hay buenas noticias, el mismo informe del Fondo Monetario Internacional indica un crecimiento para América Latina y el Caribe del  1,5%[iii] para el 2017.

En este orden de ideas y citando a Maurice Obstfeld, Consejero Económico y Director del Departamento de Estudios del FMI, quien indica que: “Un nivel más bajo de crecimiento significa que hay menos margen para el error”, es el momento de voltear a nuestra infraestructura de manufactura para determinar si estamos sacándole el mayor provecho a la capacidad instalada. Deficiencias en los procesos que en tiempos de bonanza pasarían casi desapercibidos, en momentos delicados pueden traer consecuencias impredecibles.

Para nadie es un secreto que existe (no siempre) una diferencia sustantiva entre la capacidad teórica o diseño nominal y la capacidad efectiva o real. En nuestros estudios de capacidad de planta nos hemos conseguido con una variedad de cuellos de botella, malos procesos, “margen de error” para cuidarse de eventualidades, muchos mantenimientos correctivos vs mantenimientos programados, lentos procesos de puesta a punto, entre otros, que conllevan a que la utilización y el rendimiento no estén cónsonos con los estándares de calidad y esto incide indefectiblemente en la rentabilidad de las empresas. Sin contar con las múltiples desavenencias entre el área de mercadeo y el área de planta, con respecto a lo que “debo” producir en relación a lo que “puedo” producir.

¿A dónde nos lleva todo lo anteriormente expresado? A que hay que emprender un proyecto de optimización de procesos que pase por la determinación “actual” de la capacidad de planta. ¿Y por qué enfatizamos la palabra “actual”? porque seguramente tendremos un número bien guardado que nos indica esa capacidad de producción y, posiblemente, dicho número no este del todo actualizado. Los mercados, las realidades y las condiciones mutan, el personal rota en el transcurso del tiempo y por ende sus competencias, por consiguiente, ese número mágico puede estar apuntando más a la conveniencia de los ejecutantes de los procesos, que a los que crean las estrategias de crecimiento, rentabilidad y permanencia de las empresas. Recientemente comenzamos un proyecto de optimización de una planta procesadora muy importante en Venezuela donde el Gerente General de Planta nos indicaba: “Si, yo tengo números, en cada reunión de gerencia me entregan muchos números y una gran cantidad de KPI’s, pero yo no creo en esos números, mi olfato y mi experiencia me indican que no son números del todo reales” y ese fue el génesis del proyecto, una visión experta y sobre todo imparcial y no contaminada de lo que realmente está pasando en cada línea de producción.

Obviamente que el trabajo no solo está en medir e indicar los problemas dentro de los procesos productivos, sino que hay que hacer las recomendaciones pertinentes con su respetiva justificación.

Y para que la plana estratégica de la empresa tome decisiones basadas en hechos y datos blindados se debe elaborar un sistema de alertas tempranas (MS Excel) con Indicadores de Gestión generales y específicos. Como dice el reconocido Robert Kaplan (creador junto a David Norton del Balanced Scorecard o Cuadro de Mando Integral): “Lo que no se mide no se administra, lo que no se administra no se mejora”.

Una vez terminado el proyecto y con la autorización de esta corporación estaré compartiendo esta experiencia como un “Caso de Éxito”.

En fin, nuestra recomendación es no ronronear la crisis y quedarse a la expectativa de que pasará. Ya la bitácora del FMI nos indica que el 2017 será mejor, habrá crecimiento, por lo que las empresas que estén mejor preparadas para desarrollar e innovar llevaran la delantera sobre las que esperarán a ver cómo se desarrollan los acontecimientos para tomar decisiones.

¡Es la hora de actuar!

[i] http://www.imf.org/external/Spanish/pubs/ft/survey/so/2016/NEW041216AS.htm

[ii] http://www.imf.org/external/Spanish/pubs/ft/survey/so/2016/NEW041216AS.htm

[iii] http://www.imf.org/external/Spanish/pubs/ft/survey/so/2016/NEW041216AS.htm