Como obtener más rentabilidad de mi empresa - Sega Consultores
127
post-template-default,single,single-post,postid-127,single-format-standard,bridge-core-2.1.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-21.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Como obtener más rentabilidad de mi empresa

Al hablar de rentabilidad indefectiblemente se nos vienen a la mente palabras como costos de producción, costos de personal, costos variables, costos fijos, precio de venta, en fin, innumerables conceptos, todos ellos muy acertados por cierto. Pero hay uno que pocas veces se toma en cuenta y que tiene un gran peso en lo referente a cuanto nos cuesta mantener la empresa abierta y rentable. Estamos hablando de los “Costos de los Procesos”.

En un reciente informe de las 500 compañías más grandes del mundo, se revela que el 90% de las empresas que dominan la industria, la banca y los negocios son estadounidenses, europeas y japonesas – Financial Times (p.D1)

¿Acaso es algo nuevo? Obviamente que no, pero lo sustancial es que el éxito que estas organizaciones han obtenido  fue basándose en la optimización de los diferentes procesos que conforman su actividad industrial y comercial para:

  • Mantenerse en el mercado
  • Superar sus metas
  • Obtener mejores resultados

Al disminuir los ciclos de los procesos estaremos generando ingresos adicionales, toda vez que si Obtengo prospectos en menor tiempo, Cierro los negocios en menor tiempo, Produzco en menor tiempo, Entrego en menor tiempo, Facturo en menor tiempo y Cobro en menor tiempo, necesariamente voy a ser más rentable.

En nuestra experiencia hemos detectado demoras realmente injustificables en los procesos, producto más de la costumbre que de la buena práctica. El anacrónico concepto de que “así siempre se han hecho las cosas y siempre me ha funcionado”, pone en la cuerda floja del mercado a las organizaciones.

Y la historia está llena de casos de como empresas líderes han sido borradas del mercado por una competidora notoriamente más innovadora. Como por ejemplo el caso de los navegadores Web;  Netscape Navigator lidero el mercado, luego Explorer lo destronó y al final llego una de las empresas innovadoras por excelencia, Google y se adueñó del negocio. O casos como Polaroid, Kodak y Blockbuster, por solo por nombrar algunos. Y no comentemos el tan sonado caso de Steve Jobs y su reincorporación a una Apple prácticamente quebrada. La innovación y poner el foco en determinados proyectos, tirando por la borda todo lo que no agregaba valor, fue su tabla de salvación.

La competencia va por la vía rápida de la autopista y no importa que tan grande o pequeña sea tu empresa, siempre debes innovar y para hacerlo debes tener unos procesos sólidos, blindados y bien documentados. Tan simple como que si deseo saber a dónde quiero o debo ir, primero debo saber en dónde estoy.

Nos conseguimos con que la optimización y la innovación van de la mano, no puedo innovar sin optimizar y no puedo optimizar sin innovar.

Ahora bien, esta es una acción que resulta prácticamente imposible que la desarrolle el personal interno que está al frente de las actividades, debido a que el “día a día” los consume enteramente. No hay tiempo para detenerse en pensar que tan bien se están ejecutando esos procesos. Lo importante es entregar los resultados sin saber a qué costo se están cumpliendo las metas establecidas por la empresa.

Es por ello que la contratación de consultores externos, especialistas en la materia, es lo que se recomienda. Por la irrefutable razón de que la perspectiva del externo no está contaminada por el “día a día” y va a tener una visión objetiva de cómo se desarrollan los eventos dentro de la empresa.

Al optimizar los procesos, estaremos haciendo un balance de las cargas de trabajo, reasignación de responsabilidades, identificación de procesos huérfanos, ubicación de los cuellos de botella, reprocesos, etc. El resultado es agregar valor, eliminar los residuos, minimizar la variación y reducir la complejidad.

De tal manera de que estaremos poniendo a nuestra empresa en el nivel óptimo de operación, sacándole el mayor provecho a los recursos (humanos y materiales) con que cuenta la organización.

Y eso apreciados amigos, es RENTABILIDAD